La obra The perfect sound es un trabajo basado en el cortometraje The perfeckte menneske  de 13 minutos de duración realizado en 1967 por el Noruego Jorgen Leth. El director nos ofrece un relato visual y sonoro desde una perspectiva antropológica del ser humano, en el entorno de una atmosfera neutra, con un relato calmado y elegante, donde se describen las apariencias, las acciones y las actividades cotidianas del ser humano, siempre desde el punto de vista de un observador minucioso que roza la ironía sobre los procesos de disección de las diferentes culturas abordadas por el colonialismo.

 

La revisión de esta obra se ejerce desde el punto de vista del propio medio, a través del mensaje y la repetición del propio lenguaje, abordando la idea de la disección como base de un estudio antropológico sobre la idoneidad para encontrar el sonido perfecto. De esta forma el autor revisa la idea sobre lo intangible y abstracto del mismo proceso sonoro, como un proceso minucioso de observación y disección a partir de un objeto sonoro reconocible. El artista disecciona una de las máquinas sonoras más reconocibles a lo largo del siglo XX i XXI como es un giradiscos.

 

Como en su análogo, en este proyecto el objeto musical es analizado al detalle, su brazo, la aguja, cada uno de sus botones, el vinilo, sus surcos, todos los detalles se tornan objeto de disertación desde el punto de vista de un observador que busca ahondar en el objeto fetiche para encontrar la idea del sonido perfecto.

 

La obra formada por 8 papeles impresos en formato A4, contienen una versión adaptada del guión original para la búsqueda del sonido perfecto. Los papeles, están acompañados de un giradiscos portátil de color naranja (original de la misma década que el corto en los años 60), sobre el que se reproducirá un vinilo grabado con el texto realizado por el artista con la propia voz del artista.

© All rights reserved by Ferran lega

  • Facebook
  • YouTube