Undermine /
Galería ATM Contemporary Gijón

1916821_188091497392_6326744_n.jpg
tumblr_inline_n4wp2iRo7R1soajcp.jpg
ferro girant3.jpg
ATM Gijón.jpg

Undermine es una instalación sonora que se genera en un proyecto de taller / expositivo para algunos de los participantes de la beca de la fundación Botín en la Galería ATM Contemporary de Gijón. Esta instalación sonora realizada mediante un altavoz de medio formato, muestra la relación entre la idea del ensordecimiento del sonido y la enclaustraciónprovocada por el derrumbamiento de las minas. Se trata de un site-specificgenerado para una galería situada a escasos kilómetros de una de las cuencas mineras e industriales (zona de Gijón y Asturias), de España.

Se abordó el proyecto a través del soundscapede diferentes emplazamientos alrededor y en el interior de minas y se editó en forma de una pieza de 10 minutos de duración, en la que poco a poco vamos percibiendo diferentes sonidos relacionados con las condiciones de trabajo en las entrañas del subsuelo.

La instalación consta de un altavoz que proyecta el sonido sobre su cono o membrana de cartón, recubierta de una montaña de limaduras de hierro. Cuando comienza la pieza, se inicia un juego entre audición y sensación. Las limaduras de hierro como material minero e industrial envuelven por completo el cono provocando el efecto sordina e impiden la correcta audición. A medida que avanza la pieza, los golpes producidos por los sonidos de bajas Frecuencias (de entre 10 a 40HZ), liberan poco a poco de material de la membrana y el espectador con el paso del tiempo, es capaz de percibir cada vez mejor la calidad del sonido que se reproduce.

La obra genera un efecto dual que inquieta al espectador, ya que este es capaz de percibir la vibración producida pero no de identificar los sonidos. El altavoz a medida que avanza la obra se va vaciando de material, pero el imán del que está hecho, impide que parte de las limaduras magnéticas de hierro desaparezcan de la superficie, dificultando el proceso de audición hasta que este se vacía por completo, ya cuando queda poco para finalizar la obra. La pieza únicamente alcanza el nivel de audición óptimo, hacia el final de la pista y permite al espectador tener una clara consciencia del mensaje auditivo y que está escuchando.