© All rights reserved by Ferran lega

Coeficientes

de fricción

1/9

A través de la intervención de los espacios naturales del Delta del Ebro (las playas del mar exterior e interior y los campos de arroz inundados, durante el periodo de residencia artista llevado a cabo para el centro de arte Lo Pati de les terres de l’Ebre), se ubicará una antigua guitarra Telesforo Julve de más de 80 años de antigüedad sobre diferentes espacios naturales.  Mediante el uso de micrófonos de contacto e hidrófonos, se registraran los sonidos de la fricción del cuerpo de la guitarra con la arena de las playas, el agua, las olas, los arrozales y el viento, generado un archivo sonoro que se materializará en formato de vídeos, como registros finales del acto performativo de la intervención del paisaje. Unas piezas que reflejarán los diferentes coeficientes de fricción que generan diferentes elementos naturales, analizando el paisaje como elemento compositivo desde una perspectiva visual-sonora, tal y como formulaba Tarkovsky en la representación de los espacios compositivos de sus films. 

Coeficiente de fricción es un proyecto presentado en el festival Eufònic 2016 (Museu de Tortosa i Arts Santa Mònica de Barcelona), basado en la sonifiación de los films Stalker, El Espejo y Sacrificio, del mítico cineasta Ruso Andrei Tarkovsky, donde el autor conjuntamente con el trabajo sonoro del compositor Eduard Artemeyev, hacen una exposición de los sonidos y ruidos naturales como elementos creativos sin atender a la necesidad especial de la composición especifica de una banda sonora musical complementaria.

 

De esta forma, en su trabajo no aparece un proceso de composición musical tradicional que funcione como un acompañamiento acústico del espacio compositivo. La sonificación se narra a través del acción del agua y los diferentes ruidos que se obtienen del paisaje, reflejando así una realidad alternativa que no corresponde a una unidad unidimensional de las imágenes presentadas.

 

Bajo la influencia del trabajo acústico de Tarkovsky, el proyecto aborda el sonido como una forma de tonada poética, donde son los propios elementos naturales los compositores del proceso auditivo. Durante la realización del proyecto, se abordarán los diferentes procesos de fricción entre instrumento y espacio, como valor creativo  de composición acústico.

En los films de Tarkovsky,  la utilización del agua como guía teatral, adquiere la importancia de narrador oculto tras las imágenes. Su sonido constante, en las formas más variadas (las gotas,  los ríos, las goteras, las lluvias o el fluir del agua), está presente siempre en forma de tornada poética, de banda sonora, que sume al espectador en un estado de transición entre la realidad visible y la realidad plasmada. Prueba de ello es que desde el primer al último Film que realizó, La infancia de Iván, El Espejo, Stalker, o El Sacrifició, el agua aparece siempre en forma de narrador audible, adquiriendo una importancia relevante en el contenido de sus películas.

Las piezas en forma de vídeos se han trabajado de igual forma que lo hacia Tarkovsky en sus films. Por ello el trabajo en B/N y en color, apuestan por reflejar dos tipologías bien diferenciadas del paisaje del Delta. La utilización del B/N acoge los parajes más indomitos e indomables de la zona. Aquellos lugares donde la naturaleza afronta una lucha constante contra si misma, y el hombre aun no ha modificado  el paisaje de forma alguna. Contrariamente, la utilización del color en, mostrará aquellos espacios ya ocupados y modelados por el hombre, lugares en los que el hombre a pesar de seguir manteniendo el paisaje con aparente forma de espacio natural, ha modificado la forma y la esencia del espacio en su beneficio propio.

 

Las composiciones sonoras de cada uno de los vídeos, ha sido editada mediante los sonidos reales grabados en dichas ubicaciones generados por diferentes procesos de fricción como son los golpes del mar, el rozamiento con diferentes superficies como la arena y los tallos de arroz, golpes producidos por amfibios e insectos sobre la guitarra, y finalmente la fricción ejercida por el viento sobre las cuerdas que ha dado pie a bases acústicas de gran belleza.