© All rights reserved by Ferran lega

LA ZONA

El artista traza un mapa alrededor de estos lugares y genera un recorrido a través de ellos, interviniéndolos, modificando su realidad visual-sonora mientras realiza la acción del registro, como un acto de performatividad espacial a través de la dimensión arquitectónica y acaba por constituir un nuevo espacio residual, una nueva arquitectura visual y sonora que nada tiene que ver con la concebida para el uso original del espacio.

Una vez realizadas y documentadas dichas intervenciones mediante la fotografía, el sonido y el vídeo, se pretende trasladar la experiencia hacia el espectador trazando mapas, enfrentando los registros visuales, con sus respectivos registros sonoros. Dichos retratos aparecerán como ventanas al exterior del centro de arte como símbolos del recorrido efectuado por el artista mientras transporta al espectador a un estado de sensaciones en el que es bombardeado a través de sus sentidos con una sonoridad semántica del espacio arquitectónico en desuso, la máxima expresión arquitectónica de lo Sublime, un picnic sonoro a través del camino.